Principal | Legado 2008 | Otros Legados | El Legado del Plan de Riberas

El Legado del Plan de Riberas

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
image

La Expo tranformó las maltrechas Riberas del Ebro a su paso por Zaragoza

  ¿Recordamos lo que fue el Plan de Riberas de Expo?.....

 

El proyecto de recuperación de las riberas del Ebro constituye un punto de partida del proyecto Expo y, a la vez, su prolongación y el marco en el que se inscriben las actuaciones de una Expo dedicada al agua.

El proceso de elaboración se inició en el 2001 con el Proyecto de Riberas, que definía las actuaciones a realizar, aunque la definición concreta de las actuaciones se prolongó hasta el 2005, después de un largo debate y cuando se acabaron de redactar los proyectos de urbanización correspondientes a los distintos tramos.

La estrategia básica del Proyecto de Riberas del Ebro parte de una concepción unitaria del río Ebro y su entorno, con la pretensión de convertirlo en eje vertebrador de un sistema de espacios abiertos, a escala urbana y territorial, en la auténtica "calle principal" de la Zaragoza del siglo XXI.

La idea fuerza es la de mantener la naturalidad del paisaje pero integrándolo como elemento cultural en la ciudad.

La metodología propuesta enfatiza diversos criterios de intervención con ese carácter integrador, especialmente en lo que hace referencia a las actuaciones propuestas en el tramo urbano del Ebro: articulación de espacios libres, dotaciones y transportes; establecimiento de condiciones de centralidad; accesibilidad; multifuncionalidad; diversidad; cualificación urbana; tratamiento paisajístico diferenciado de cada tramo en su contacto con el agua.

Las actuaciones se desarrollan sobre unos 9 kilómetros de tramos urbanos y periurbanos del Ebro: 18 km entre ambas riberas, desde el puente de la AP2 hasta el del Tercer cinturón. A ese ámbito habría que añadir, al este, el corredor verde a La Alfranca y al oeste, el Galacho de Juslibol.

 

plan_riberas_496690760.jpg

 Como consecuencia de aquel plan de riberas, ahora podemos pasear por la orilla del Ebro en su tramo urbano, siendo un legado no demasiado reconocido de la Expo de 2008.

 Pocos conocen que la Expo fue una "excusa" necesaria para acometer entre otras, estas intervenciones sobre la ciudad de Zaragoza.

-->
Síguenos
twitter instagram youtube
Colaboradores
advertisement advertisement advertisement advertisement