Principal | Noticias | El Canal de Aguas Bravas cierra por “insostenibilidad económica”

El Canal de Aguas Bravas cierra por “insostenibilidad económica”

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
image

La concesionaria "La Loteta Sports", ha alegado insostenibilidad económica.

Zaragoza, 10 de Marzo de 2017

 

  El Canal de Aguas Bravas cerrará este verano en Zaragoza. La empresa que lo gestiona, La Loteta Sports, ha comunicado que abandona la concesión al considerarla inviable económicamente. Se trata de la tercera empresa que abandona esta atracción desde su puesta en marcha en 2008.

  El pasado 2 de marzo se recibió una comunicación oficial de la empresa La Loteta Sports, concesionaria de esta instalación, indicando la intención de no seguir prestando el servicio ante los resultados negativos que se vienen produciendo en la explotación del negocio.

   Los datos aportados por dicho concesionario reflejan que los gastos de bombeo y electricidad, necesarios para que el Canal de Aguas Bravas funcione, superan los 52.000 euros al año, y que fueron 2.000 usuarios los que pasaron, en 2016, por las instalaciones.

   La Loteta Sports es la tercera empresa que gestiona el negocio. El primer operador Murillo Rafting del Pirineo, que había invertido 1,4 millones de euros en 2008, no puedo mantener la explotación. Éste perdió la concesión en 2011, dejando a un empresario de transición durante dos años, Expansión Directa a cargo del negocio, hasta que salió la nueva licitación en 2014.

   El actual empresario tuvo que hacer frente económicamente al inventario de inmovilizado, materiales, herramientas y una tienda del anterior. En total, casi 80.000 euros. Además del canal de Aguas Bravas, la concesión incluye la gestión de una cafetería de 310 metros cuadrados, terraza, y el parque multiaventura.

   Tiene un canon anual de 1.000 euros al mes. El Ayuntamiento, antes de sacarla de nuevo a licitación, quiere saber en qué condiciones está la obra del canal y si se pueden trocear los servicios que ofrecen en el parque para la nueva concesión.

 

A raíz esto, el Ayuntamiento de Zaragoza ha solicitado una Auditoría para comprobar si la obra sufre daños estructurales desde su diseño, ya que siguen existiendo filtraciones a pasar de las reparaciones que se acometieron en verano de 2015.

 

Fuente: Aragonpress.

-->
Síguenos
twitter instagram youtube
Colaboradores
advertisement advertisement