El Vive Latino sigue vendiendo entradas pero está «pendiente del coronavirus»

Zaragoza 28 abril de 2020

El Vive Latino, macrofestival musical que tiene previsto celebrarse en Zaragoza los próximos 11 y 12 de septiembre, sigue con las taquillas abiertas aunque está pendiente de la evolución de la pandemia y de lo que digan las autoridades. «El Vive Latino sigue vivo, todos los artistas previstos están confirmados y seguimos trabajando en él sin pausa –asegura el promotor Nacho Royo, desde la organización–. El festival se va a realizar… siempre que las circunstancias lo permitan. Lógicamente, la prioridad absoluta es la seguridad del público, así que estamos a lo que nos digan las autoridades. En el caso de que sea absolutamente seguro, se celebrará».

Lo cierto es que cada semana que pasa el horizonte se ve más oscuro. El festival tiene previsto celebrarse los días 11 y 12 de septiembre en tres escenarios del recinto Expo: la explanada del Palacio de Congresos, el anfiteatro a orillas del Ebro y la zona de las islas. En el cartel, artistas como Ara Malikian, León Benavente, Bunbury, Kase.O, Miss Caffeina, Viva Suecia, Taburete, Iván Ferreiro, Rulo y la Contrabanda, Carlos Sadness, Sidonie, Café Tacuba, Aterciopelados, Babasónicos, el Instituto Mexicano de Sonido, Mon Laferte, Carla Morrison o R de Rumba, entre otros.

Once mil abonos para las dos jornadas se vendieron en apenas unos días en Navidades, y posteriormente se ofrecieron al público las entradas. Se calcula que la cita puede atraer a entre 40.000 y 50.000 personas ese fin de semana de septiembre. Pero… «estamos a la espera de lo que ocurra en las próximas semanas, como todo el mundo que organiza este tipo de citas».

El montaje de un festival de estas características requiere una infraestructura enorme, así que hay una fecha clave: el 1 de junio. «Si entonces la situación no está clara, solicitaremos una respuesta al organismo competente», subraya Royo, al tiempo que asegura que, aun en el caso de que no se prohibiera el festival, se estudiaría su viabilidad «teniendo siempre en cuenta que lo primero es la salud del público».

En cualquier caso, Nacho Royo, que a título personal no se imagina un festival con mascarillas o manteniendo la distancia de seguridad en la primera fila del público, se mostraba ayer optimista. «No vamos a tirar la toalla. El Vive Latino es muy importante para Zaragoza y hasta ahora pintaba muy bien, con 25.000 asistentes confirmados a 8 meses de su celebración. Si no puede ser en septiembre, podría aplazarse al año que viene. Pero eso solo será posible si todos los involucrados este año, desde los patrocinadores a los artistas, lo tenemos claro, estamos de acuerdo y hay fechas posibles».

Fuente: Heraldo