La Ciudad de la Justicia dispara ya el interés privado para estar en Ranillas

Zaragoza, 20 de Mayo de 2013

  Es un hecho que la Ciudad de la Justicia ya se ha convertido en el motor del cambio de tendencia en el recinto de la Expo. La apertura de los nuevos juzgados en Ranillas, a partir de hoy y hasta el próximo otoño, ha convertido en pocos meses años de ostracismo del proyecto post-Expo, de escepticismo y desconfianza, de momentos en los que las empresas abandonaban el barco y sus reservas de metros cuadrados, en un aluvión de consultas desde la iniciativa privada por instalarse en el recinto que en el 2008 acogió la muestra internacional de Zaragoza. Numerosas firmas se han dirigido a interesarse para instalarse allí desde que se anunció la inminente puesta en marcha de los primeros juzgados. Sobre todo atraídos por locales comerciales del recinto.

Casi cinco años han pasado desde que la Expo cerró sus puertas y ahora parece que el despegue del parque empresarial Dinamiza está más cerca. Al menos si se confirman las numerosas consultas recibidas. O si las últimas incorporaciones atraen a más compañías a Ranillas. Desde la sociedad gestora del recinto, Expo Zaragoza Empresarial, ya prevén que durante el próximo año se podría duplicar el número de trabajadores que acuden ya a diario al recinto. Ahora son 704 personas las que están allí instaladas, pertenecientes a empresas y a organismos públicos y, «como mínimo» habrá 550 más cuando aterricen allí los 230 del Departamento de Educación, los 190 de la empresa Sarga y los 50 de la Comisaría Central de la Policía Nacional Adscrita de Aragón. A ellos se sumarán la Jefatura Provincial de Tráfico y Radiotelevisión Española (RTVE) «a principios del 2014» y las empresas que vayan firmando contratos ahora.

El cambio de tendencia empezó a ser significativo cuando una gran firma como Mercadona confirmó a finales del 2012 que abriría unas nuevas instalaciones en la ciudad junto a la Comisaría de la Policía Nacional y la sede de Expo Zaragoza Empresarial, el Inaem y las distintas federaciones deportivas que estaban ubicadas en el edificio Kasán. Luego llegaron nuevas inversiones de envergadura, la última de KPMG, que suponen 50 puestos de trabajo más, el desembarco de la Corporación Pública Empresarial de la DGA, a principios de este mes, y aseguran que ahora existen «varias negociaciones abiertas» con posibilidades de fructificar.

El hecho de tener ocupado solo el 26% de los 65.000 metros cuadrados disponibles en el parque empresarial se ve ahora como una oportunidad de negocio. Son 16.900 metros los que se han ocupado en cinco años y 48.100 por llenar.

Empresas del sector servicios como Aquagest y Grupo Raga, otras que todavía no han confirmado fecha para trasladarse, como RTVE, Grupo Jorge, Banco Popular, FSP-UGT y DGT, y negocios de restauración aguardaban este momento y ya empiezan a comprobar que se retoman las mudanzas en Ranillas. Ya son visibles los camiones descargando mobiliario, operarios acondicionando locales –un nuevo restaurante de la firma Bocatelia y un quiosco de papelería con panadería– que tienen en su escaparate el cartel de Próxima apertura. Y dentro de unos meses comienza Mercadona sus obras para llevar allí 50 empleados más.

Fuente: El Periódico de Aragon