La hemeroteca es cruel (1ª Parte: Torre del Agua)

Zaragoza 10 Septiembre de 2012

Ahora que vemos como Wolkswagen si ha sido capaz de hacer lo que nadie ha piodido hacer en esta tierra durante cuatro años, vamos a recurrir a la «cruel» hemeroteca, que suele poner las cosas en su sitio y lugar.

Esto se publicaba en el Periódico de Aragon:

La CAI prevé reabrir la torre del Agua a finales del 2011

La torre del Agua no se reabrirá al público hasta finales del 2011 o principios del 2012. Al menos así lo prevé la CAI, entidad de ahorro que asumió ayer su gestión con el compromiso de invertir entre 2,8 y 3,5 millones al año para dotarlo de contenidos museísticos y asumir los gastos de mantenimiento. La caja aragonesa se hará cargo de su explotación como futuro equipamiento cultural, después de rubricar ayer, tras cinco meses de espera, el acuerdo con Expo Zaragoza Empresarial.

Se encargará de dirigir su futura remodelación para iniciar su actividad como museo y lo hará asumiendo su gestión para los próximos 20 años. Pero podría hacer uso de una prórroga de diez más si lo desea.

El contrato de cesión contempla la reutilización del edificio para «usos museísticos y culturales», aunque los responsables de la CAI reconocieron ayer que «no hay todavía un proyecto técnico» sobre los trabajos a ejecutar. Unas obras que, no obstante, consideran que «tendrán una duración de año y medio a dos años», como señaló Antonio Aznar, presidente de CAI. De esta manera, el edificio no estaría en funcionamiento al mismo tiempo que el parque empresarial de Ranillas, ya que las primeras oficinas se entregarán en el primer trimestre del 2011.

En la firma del contrato, los responsables de Caja Inmaculada estuvieron acompañados por el presidente en funciones de la sociedad pública, Roque Gistau; el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch; la subsecretaria de Estado de Economía, Juana María Lázaro; el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Javier Velasco; y el único director general de Expo Zaragoza Empresarial, Eduardo Ruiz de Temiño.

En su remodelación se incluirá, como principal novedad, adelantada por Antonio Aznar, la creación de «un mirador que se piensa hacer en la parte superior», lo que hará que el edificio gane en altura al modificar la azotea actual. El alcalde de Zaragoza indicó que «técnicamente puede tener hasta tres alturas más», aunque el director general adjunto de CAI, Juan Antonio García, subrayó que «más que un recrecimiento significativo, se trata básicamente de darle un mejor acabado».

PLAZOS No obstante, antes de presentar su proyecto deberán recepcionar la obra «en unas semanas», según señaló Antonio Aznar. Será entonces cuando se estudien las posibilidades que ofrece el edificio y se decida cuáles desarrollar, siempre con la autorización de Expo Zaragoza Empresarial. Así, la presentación del proyecto museístico podría dilatarse «unos meses», aunque, si se marca un plazo máximo de dos años de obras, o comienzan antes de finalizar el año o la reapertura se deberá posponer más de lo previsto.

La cesión del edificio comporta asumir una serie de cláusulas que deberá respetar y que Gistau recordó. Entre ellas destaca que prácticamente todo el edificio será de acceso público, salvo las zonas que utilice la caja para uso administrativo.

Pero además incluye que se podrán instalar servicios de restauración en la planta más alta (donde estaba el Nube bar) y en la planta baja; que la sociedad pública cede también los derechos de propiedad intelectual sobre el edificio; que uno de los sótanos seguirá utilizándose como almacén para las embarcaciones del canal de aguas bravas; que se respetará la condición de espacio inundable del segundo sótano; y que se mantendrán las instalaciones de telefonía y otras comunicaciones que tiene el ayuntamiento en la azotea.

Belloch recordó que el arrendamiento anual que se le cobrará será simbólico, «por un euro», aunque para él lo más importante es «en un plazo de cinco años todos los equipamientos públicos estén llenos de vida». No en vano será uno de los 16 equipamientos de Zaragoza en su candidatura a ser Capital Europea de la Cultura en el 2016.

..PUES ESO… ¿QUIÉN PONE EL CASCABEL AL GATO Y EXIGE QUE SE CUMPLA LO FIRMADO?