Urbanismo insta a la DGA a intervenir en el pabellón de Aragón de la Expo para frenar su deterioro

Zaragoza. 6 de Julio de 2021

Trece años después de la clausura de la Expo de Zaragoza, algunos de sus grandes iconos arquitectónicos siguen sin uso y en permanente proceso de deterioro. Es el caso del pabellón de Aragón, uno de los que peor estado de mantenimiento presenta y para el que la DGA no ha definido un proyecto de reconversión. Los daños que tiene el inmueble del recinto de Ranillas, además, empiezan a ser un riesgo para los ciudadanos, ya que algunos elementos de su fachada se han desprendido en los últimos meses. Por eso, el Ayuntamiento de Zaragoza ha requerido al Ejecutivo autonómico que intervenga en el edificio para frenar su degradación.

En concreto, la Gerencia de Urbanismo que se celebra este martes en el Consistorio tiene previsto instar al Gobierno de Aragón a que revise el inmueble, después de que un ciudadano alertara el pasado mes de mayo del desprendimiento de una plancha de la fachada. El suceso obligó a los Bomberos de Zaragoza a asegurar la zona. Ahora, los técnicos municipales reclaman a la DGA una revisión general y, en particular, de las partes del revestimiento, así como de los vierteaguas, las cornisas y las chapas de remates.

La DGA, por su parte, asegura que va a vallar la zona en los próximos días y a hacer un «estudio en profundidad» para dejar el inmueble «en condiciones» y evitar así riesgos. Mientras, desde la asociación Legado Expo Zaragoza siguen reclamando la recuperación del inmueble, tanto tiempo después del fin de la muestra de 2008. «Su estado es lamentable, no se ha tocado en 13 años y es el único en el que no nos han dejado entrar», explica Miguel Ipas, uno de los portavoces de este colectivo.

Ipas recuerda que el pabellón de Aragón, obra de los arquitectos Daniel Olano y Alberto Mendo, se ubica en un lugar del recinto de Ranillas por el que «pasan miles de personas a diario». Y su estado no solo puede suponer un riesgo, sino que, defiende, «da una imagen pésima de Aragón a los turistas que vienen a Zaragoza».

Además, desde la asociación lamentan la vandalización de la fachada del pabellón con pintadas mientras, critican, la empresa pública Expo Zaragoza Empresarial «dice que no es su competencia vigilar el edificio«.

La oportunidad del aniversario

Desde la DGA apuntan que no hay novedad respecto a una posible reapertura del inmueble. Este objetivo estuvo a punto de materializarse con motivo del décimo aniversario de la Expo, en 2018, cuando el Gobierno de Aragón proyectó su recuperación. Incluso se invirtieron 300.000 euros en su mantenimiento, pero finalmente el pabellón, con forma de cesta de mimbre y más de 4.300 m2 de superficie útil, siguió cerrado.

Fuente: Heraldo