EDITORIAL: Este año…. NO

Zaragoza, 14 de septiembre de 2017

 

 Lo sentimos, éste año NO.

 Este año no tocan recuerdos, ni visitas guiadas, ni exposiciones, ni mercadillos, ni reuniones de amigos, ni aperturas de edificios, ni fotografías, ni exaltación del legado, ni paseos con Fluvi, ni videos, ni charlas y miradas con añoranza a lo que acabó tal dia como hoy, pero hace ya nueve años.

 Lo sentimos, pero este año… Ya NO.

 Han pasado eso si, nueve años, y la situación es tan alarmante, peligrosa y decepcionante, que no podemos seguir mirando atrás recordando solamente lo que fuimos y ya no somos.

 Ya no podemos seguir añorando lo que tuvimos y lo que hoy no tenemos y tampoco podemos ya esperar a que los gestores que debieran haberlo hecho entonces, empiecen por si solos a recuperar el tiempo perdido y las ocasiones que aun se siguen perdiendo dia a dia.

 Ya se agotaron las excusas que sólo escondían una verdad que hoy conocemos. Ya no hay lugar para seguir postergando en el tiempo el legado que expo dejo a Zaragoza y a Aragón, y ya no nos podemos dejar consolar con pretextos que hablen de crisis, plazos en el tiempo, IBI, estudios de utilidad, convenios incumplidos, competencias entre instituciones o debates que nos hacen retrotraer a los años anteriores a que el BIE concediera la Expo a Zaragoza.

 Hoy, ya no hay excusas para ocultar la verdad, y ésta es que Expo Zaragoza ha venido grande a todos aquellos que debieron empezar a gestionar el legado que dejó la muestra cuando aquel 14 de Septiembre de 2008 se cerraron las puertas y comenzó éste periodo aciago, oscuro, triste, decadente, decepcionante y lleno de irresponsabilidades por parte de aquellos que deberían haber hecho el trabajo para el que estaban contratados y comprometidos.

 Nueve años despues, el legado material e inmaterial de Expo, se debate entre la desidia, el abandono y la mala intención para acelerar su destrucción. El legado no está sólo en decandencia, sino que mengua dia a dia, tanto en su uso y  conservación o simplemente desaparece dia a dia victima del vandalismo, robo, o de su inexistente mantenimiento en muchos casos

 En referencia a lo que Zaragoza tenía para el V Aniversario de Expo 2008, la ciudad ha perdido no sólo la ilusión y esperanza por ver reutilizados y abiertos sus colosales edificios como la Torre del Agua, Pabellón Puente, Pabellón de Aragón o Pabellón de España. Zaragoza ha perdido tambien importantísimas obras de arte como «Carreta de Agua» y la Oreja Parlante, está a punto de perder las Pantallas Espectrales y otras obras, como Manierismo Rococó debieron exiliarse a un espacio cerrado para ser protegido de los delincuentes.

  Nueve años despues, Zaragoza no ha sabido que hacer con el colosal legado material o inmaterial que dejó la muestra de 2008. El impulso de la expo fue apagandose año tras año y nadie, ni en el ambito político ni en el institucional o privado, han querido, podido o sabido que hacer con ese legado que tanto en el aspecto «cantidad», como «calidad», les supero en todos los ambitos.

 Hoy, el orgullo que hace nueve años experimentamos en ese recinto de Ranillas por ser de Zaragoza, ha quedado adormecido y yace casi muerto. Los tiempos pesimistas y agoreros han recho repuntar a los que siguen repitiendo como un mantra postverdades de consumo interno que solo ellos se creen, pero que han cobrado fuerza por el silencio de los que sentimos vergüenza por ver como nadie ha sabido estar a la altura de las circustancias.

 Nueve años despues el legado que dejo Expo zaragoza 2008, se empequeñece….. disminuye….. muere.

 Esa Expo creada desde cero y que creció con el trabajo de miles de personas que muchos conocemos y respetamos…. necesita de nuevo de todos aquellos que estuvieron alli, que trabajaron alli, que se enamoraron alli, que soñaron alli, que se sintieron orgullosos de su ciudad, y que solo reconocian a esta Zaragoza, cuando desde una terraza miraban al Ebro y al Pilar como lazo de unión del pasado con el futuro.

 En esta ocasión, no hay nada que celebrar en este noveno aniversario. Es necesario volver a los orígenes previos al sueño de la Expo, para que todos: Ciudadanos, Políticos, Ayuntamiento, Dga, Asociaciones, Colectivos  y entidades varias, se vuelvan a sumar a aquel espiriritu de orgullo que nos invadió en aquellos tres meses, y juntos de nuevo, EXIJAMOS de una manera contundente lo que en nueve años no han sabido hacer.

 Es tiempo, no de mirar al noveno aniversario de Expo, sino al DECIMO que será el año que viene. Es tiempo de dejar por el bien de Zaragoza los intereses partidistas y políticos. Es tiempo de trabajar para que los problemas enquistados se solucionen y las instituciones hablen entre ellas. Es tiempo de abrir los edificios mas allá de un uso temporal o de una simple visita. Es tiempo de aprovechar de una manera seria y responsable el legado que dejó la expo.

 Por ello y para ello, la Asociación está ya trabajando en buscar la cohexión de todos los agentes sociales que hicieron posible aquel sueño y que deben hacer posible lo sencillo: Utilizar lo que tenemos.

 Los próximos meses hasta Junio de 2018, serán dificiles y de mucho trabajo.

 Solo se conseguirá si por primera vez desde entonces, trabajamos todos para todos, sin protagonismos, ni medallas… tal como se luchó por el sueño, y tal como se consiguió.

 Esto es de nuevo el principio. Uno de los ultimos principios que nos quedan si seguimos sin ser concientes de lo que paso y nos dejo aquel verano de 2008.