La DGA propone diez edificios de la Expo para su catalogación como Bien de Interés Cultural

La Dirección General de Patrimonio Cultural ha iniciado un expediente para la declaración de diez edificios de la Expo Internacional de Zaragoza 2008 como Bienes de Interés Cultural, en la categoría de Monumento.

La celebración de la Expo Internacional de Zaragoza 2008, constituye un hito histórico, que ha dejado su impronta, tanto en los acontecimientos sociales, económicos y culturales, celebrados en el período en el que se desarrolló, como en el avance urbanístico y arquitectónico de la ciudad.

La huella material que ha dejado la celebración de la Expo en la ciudad es reconocida en la calidad de sus edificios más representativos, que merecen ser declarados BIC, según el Departamento de Cultura, no solo por lo que significó históricamente para la ciudad este acontecimiento, sino también por la aportación a la arquitectura actual, «que supera los límites de la Comunidad».

Se trata del Pabellón de España. Una obra de Francisco Mangado Beloqui, arquitecto navarro con importante proyección docente, tanto dentro como fuera de España. También el Pabellón de Aragón, obra del Estudio Olano y Mendo Arquitectos, S.L. Tanto Daniel Olano como Alberto Mendo cuentan con una amplia trayectoria profesional, tanto en la producción arquitectónica como en actividades docentes.

Otro de los edificios propuestos es el Palacio de Congresos. El Palacio de Congresos, en la Expo 2008 de Zaragoza, construido entre los años 2006-2008, es obra de Fuensanta Nieto y Enrique Soberano. Además, se propone la Torre del Agua. El edificio de la Torre del Agua es obra de Enrique de Teresa Trilla. Se sitúa en la zona noroeste del recinto Expo y se convirtió en símbolo y emblema de la muestra, pasando, además, a formar parte del perfil de la ciudad.

También se incluye al Acuario Fluvial. El Acuario Fluvial es obra de Alvaro Planchuelo Martínez de Haro y constituye uno de los tres acuarios fluviales más grandes existentes en el mundo, siendo el único en Europa de esas dimensiones, con el mayor tanque de agua dulce que se conoce, pretende la exposición de la biodiversidad de los ríos del mundo, mediante la divulgación de su origen, evolución, adaptación e influencia en el medio que los rodea. Esta infraestructura continúa en funcionamiento tras la finalización del evento Expo 2008.

Por otro lado, se pretende declarar BIC el Hotel Hiberus. El Hotel Híberus, realizado entre 2006 y 2008, es un proyecto de los arquitectos Elías Torres y José Antonio Martínez Lapeña, ambos de gran trayectoria profesional que comparten desde 1968. También el Centro de prensa. El edificio de la prensa es obra de Basilio Tobías Pintre, y constituye la esquina sur-oriental del Parque Fluvial hacia la Glorieta de intersección entre las avenidas de Pablo Ruiz Picasso y de Ranillas.

PUENTES

La Pasarela del Voluntariado, junto con el Puente del Tercer Milenio y el Pabellón Puente han generado un nuevo paisaje del Río Ebro, en el cual cabe destaca la esbeltez de las formas y la implantación de soluciones novedosas y atrevidas en estos elementos funcionales.

El Pabellón Puente es una obra de la arquitecta iraní Zaha Hadid, una de las principales figuras de la arquitectura contemporánea mundial. Constituye uno de los edificios más representativos de lo que fue el conjunto de la Expo 2008, como ejemplo de la corriente del «deconstructivismo», de la que Zaha Hadid es una de sus máximos representantes.

El Puente del Tercer Milenio fue diseñado por Juan José Arenas de Pablo, doctor Ingeniero de Caminos, y ejecutado entre 2006 y 2008. No solo comunica ambas orillas del río Ebro, sino que, además, cierra el Tercer Cinturón, dando así continuidad a una de las vías de comunicación perimetral de la ciudad.

Finalmente, la Pasarela del Voluntariado, que fue proyectada por Javier Manterola Armisén, reconocido proyectista de este tipo de infraestructuras y dirigió su ejecución Javier Monclús Fraga, cuya trayectoria profesional incluye una intensa labor docente.

Fuente: AragonPress