La Expo contará finalmente con 500 pisos de alquiler para jóvenes a mediados de 2025

Zaragoza 20 de Junio de 2022

Lambán anuncia la reconversión de los cuatro pabellones del frente fluvial, cuya obra ascenderá a casi 50 millones y asumirá una empresa por «colaboración público privada».

Los cuatro pabellones del frente fluvial de la Expo pendientes de reconversión -conocidos popularmente como cacahuetes- se transformarán finalmente en 500 pisos de alquiler asequible para jóvenes. Los proyectos estarán redactados a final de año para permitir su inmediata licitación, de modo que estarán listos a mediados de 2025 si se cumple la programación oficial.

Eso sí, la sociedad pública Expo Zaragoza Empresarial aún deberá aclarar la fórmula de «colaboración público privada» por la que se decante antes de lanzar esta operación residencial, ya que la DGA carece de los casi 50 millones de euros a los que asciende la obra.

Este es el anuncio que ha hecho este lunes el presidente aragonés, Javier Lambán, en la terraza de uno de los cuatro pabellones que tendrán uso residencial, donde ha presentado el anteproyecto ganador del concurso de ideas, firmado por Ingennus e Idom, basado en la combinación de pisos de uno y dos dormitorios con un 20% del espacio dedicado a servicios comunes.

Lambán ha recordado que Expo Empresarial licitó el diseño para trasformar dos de los pabellones Ebro en apartamentos con la posibilidad de replicar su diseño a los restantes, opción por la que se ha optado y que permitirá pasar de 275 a 500 pisos. Y lo ha justificado no solo en la demanda de los jóvenes, sino en el diseño que les ha entregado los dos despachos zaragozanos que se han impuesto en un concurso al que optaron otros 17 equipos aragoneses y del resto del país. «Estamos muy satisfechos del resultado», ha añadido.

Los requisitos que deberán cumplir los inquilinos también están por concretar, pero el líder socialista ha señalado que será «homologables» a los de los 336 minipisos de la residencia impulsada igualmente por la DGA en la avenida de Pirineos. En este caso, la edad límite se ha fijado en 30 años en el momento de cursar la solicitud y el contrato de alquiler será por cinco años prorrogables por otros tres. Además, no habrá limitación de ingresos para poder acceder y la renta mensual se ha fijado en 335 euros por un espacio de 16,5 metros cuadrados dotados de baño completo y una estancia con cama, armario, mesa y una cocina.

Thank you for watching

Los de la Expo serán más grandes, con una superficie útil de 41,63 m2 en el caso de los 400 apartamentos que contarán con un dormitorio y de 65,03 m2 en los otros 100 que tendrán dos dormitorios. Esta circunstancia podría elevar el precio, pero aún se deberá concretar, como en el caso de los apartamentos previstos en el Buen Pastor y en Huesca, con los que la oferta global llegará a 1.162 inquilinos jóvenes.

En nombre del equipo ganador del concurso de la Expo, el arquitecto Fernando Used ha opinado que la operación es una «gran oportunidad» para rehabilitar y dar usos complementarios al recinto de Ranillas, en el que falta «vida» los fines de semanas y por tardes, cuando las oficinas del parque empresarial y la Ciudad de la Justicia no tienen actividad.

Used ha explicado que los usos comunes abiertos también al públicos se concentrarán en las plantas bajas, con el objetivo de dar servicio tanto a los residentes como al resto de usuarios del entorno de la Expo. Con este fin, estarán situados en las cabeceras e orientadas al contiguo parque empresarial. Entre los usos propuestos se encuentran una cafetería-restaurante, una zona de coworking-estudio, un gimnasio, una guardería y una mediateca. También habrá pisos, pero a un metro de altura como marca la normativa municipal.

En las tres plantas alzadas, de uso privativo, los residentes dispondrán de terrazas comunes, lavandería y salas de reunión, además de contar con la cubierta como gran espacio de esparcimiento. Igualmente, habrá zona verde en el patio interior que se prevé abrir y que en verano se podrá cubrir, según ha señalado Fernando Used.

Fuente: Heraldo