La mayoría de empresas públicas de la DGA dan pérdidas y su deuda suma 168 millones

Zaragoza 17 Mayo de 2021

La mayoría de las empresas públicas del Gobierno de Aragón, concretamente el 60%, arrojan pérdidas y su deuda supera los 168 millones de euros pese a los procesos de refinanciación, a las inyecciones de capital y a la recuperación económica previa a la pandemia. Así lo evidencia la Cámara de Cuentas en su último informe de fiscalización de la cuenta general de la DGA, el correspondiente a 2019, en el que destaca la dependencia que tienen de la Administración para garantizar su viabilidad como consecuencia de la acumulación de resultados negativos. «Sigue produciendo una incertidumbre importante sobre la viabilidad de las diferentes sociedades si no pudieran contar con las subvenciones y aportaciones del Gobierno de Aragón”, apunta.

El órgano fiscalizador analizó 17 empresas públicas para determinar la evolución de su situación financiera y llega a la conclusión de que, pese a la recuperación económica vivida en los tres años previos, la mayoría de ellas dependen para sobrevivir de las subvenciones, aportaciones financieras o ingresos de su socio mayoritario: la Administración autonómica.

El impacto de la crisis sufrida hace una década obligó a continuar con las operaciones de saneamiento entre 2016 y 2019 para garantizar la supervivencia, lo que ha supuesto que la Corporación Empresarial Pública de Aragón (CEPA) haya tenido que cubrir las pérdidas millonarias con inyecciones de capital. Esta es la realidad a la que se tuvo que enfrentar la CEPA en Aragón Plataforma Logística (APL), Ciudad del Motor, Parque Tecnológico del Motor, Suelo y Vivienda, Aragonesa de Gestión de Residuos, Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI), Sodiar y Promoción de Actividades Aeroportuarias. Este último caso es especial, ya que la sociedad carece de personal y solo es un instrumento para repartir básicamente subvenciones a las compañías aéreas que operan en Zaragoza.

La Cámara de Cuentas reconoce que con la reactivación económica se logró mejorar los resultados, pero que aún así el 60% de las empresas analizadas sigue arrojando pérdidas. Paradigmático es el caso de Motorland, que suma una partida de subvenciones de 59 millones provenientes de la DGA y del Instituto Aragonés de Fomento (IAF) para evitar su disolución por las fuertes pérdidas acumuladas.

En lo que sí parece que hay un cambio positivo es en la reducción del endeudamiento. Los préstamos pendientes a corto y largo plazo con entidades de crédito ha pasado de 2016 a 2019 de 124,4 a 67,6 millones y las deudas con empresas del grupo y asociadas también se ha reducido, de 246,6 a 168,3 millones.

Estos números tienen su ‘trampa’, ya que la Corporación Empresarial facilitó la cancelación de deudas con los bancos mediante la concesión de préstamos participativos a sociedades del sector logístico e inmobilliario, como son Expo Zaragoza Empresarial y APL.

De la misma forma, la Cámara de Cuentas constata que el Gobierno de Aragón es el principal cliente de la actividad de las sociedades. En el caso de Expo Empresarial, el 60% de sus ingresos provienen por alquileres y servicios que pagan la DGA y la CEPA.

Fuente: Heraldo