Tiempo al tiempo…..

Zaragoza 15 de diciembre de 2020

La imagen que acompaña a ésta noticia es de un libro recien editado que refleja la «Zaragoza Apocalíptica» de Diego Nicolás

El ilustrador zaragozano Diego Nicolás acaba de presentar el proyecto ‘El sonido del cierzo’, un recorrido por una veintena de escenarios emblemáticos de la ciudad tomados por la naturaleza.

¿Cómo sería la ciudad de Zaragoza si desapareciese la humanidad? ¿Imagina cómo quedarían algunos lugares tan emblemáticos como la plaza del Pilar de Zaragoza o la Puerta del Carmen tras haber sido arrasados o completamente invadidos por la vegetación? ¿Qué sería de la capital aragonesa si no existiese ni un solo rastro del ser humano? Estas son algunas de las preguntas que sirvieron de base para la creación del proyecto ‘El sonido del cierzo’, del ilustrador y dibujante zaragozano Diego Nicolás (27 años).

De la mano de la técnica denominada Matte Painting, una herramienta de efectos especiales que hace posible la construcción de mundos imaginarios en el cine que parecen completamente reales, este vecino de la Almozara ha logrado recrear una serie de escenarios dignos de cualquier película postapocalíptica de Hollywood. “Hemos visto ciudades como Nueva York, París o Londres arrasadas en miles de pelis, quería hacer algo con mi ciudad, la cual me sirve de inspiración desde siempre y tiene unos escenarios espectaculares”, reivindica el artista.

A pesar de que la vida académica le llevó por otros derroteros -antes de ilustración estudió Ciencia y Tecnología de los Alimentos- su pasión por el arte y, sobre todo, el cine, le llevaron a buscar un hueco en este mundo tan curioso y desconocido: “Nuestro trabajo consiste en crear lugares que no podrían existir de otra forma”. De hecho, aunque reconoce que su profesión es poco conocida, la realidad es que el resultado de sus trabajos siempre da mucho que hablar. “Los espectadores se impresionan mucho pues son imágenes muy impactantes, ver tu ciudad completamente destruida es muy llamativo”, admite.

El zaragozano, que actualmente trabaja como matte painter en la empresa zaragozana Entropy Studio, decidió compartir el resultado de su trabajo de más de diez años en su perfil de Instagram (@diegonicolasart) donde ha llegado a cientos de personas. “Mi idea era publicar un libro de ilustración, pero todavía no he encontrado una editorial. Han sido muchos años pensando el proyecto, visitando los lugares que quería recrear y buscando inspiración”, afirma.

Y es que, esta técnica de ilustración digital, combina el dibujo con el collage de elementos sustraídos de lugares reales como parte de la vegetación del pueblo viejo de Belchite, por ejemplo. “Después de hacer todas las fotografías, realicé un storyboard con el recorrido que hace el personaje protagonista, el cual me sirve de nexo de unión de cada una de las imágenes”, explica Nicolás.

Siempre acompañado de su caballo -estamos hablando de una realidad en la que no existen medios de transporte- este personaje observa cada uno de los lugares que posiblemente pudo conocer años atrás. “Quería alguien sin rostro, un personaje que pudiera ser cualquiera y que le diese un halo de misterio a la historia”, admite.

El resto, asegura, han sido horas y horas sentado frente a su ordenador. “Partes de la fotografía original, poco a poco vas borrando a las personas que aparecen, la suciedad, la vida… y añades elementos de sitios abandonados”, señala el artista. Cada una de las 20 fotografías que componen esta primera entrega le ha llevado entre ocho y 14 horas de trabajo.

Fuente: Heraldo.es

Por nuestra parte, como Legado Expo Zaragoza, sólo podemos añadir a la imagen que acompaña esta noticia que «Tiempo al tiempo…» ya que con el aprecio, cariño y mantenimiento que se le está ofreciendo a la zona, que esa imagen sea real es cuestión de eso… de tiempo.