Los iconos de la Expo emergen para el sexto aniversario y sin definir su futuro

 Zaragoza, 20 de Mayo de 2014

Ya es tradición que cada 14 de junio pase algo en Ranillas, alguna iniciativa que invite a pensar que el Pabellón Puente, la Torre del Agua, el Pabellón de Aragón o el de España no están abandonados, que solo están varados en la ribera del Ebro a la espera de un futuro mejor en la capital aragonesa. Y eso es lo que nuevamente se pretende hacer este año, para el sexto aniversario, el 14 de junio, con la escultura Splash como reclamo para la esperada reapertura de puertas del edificio de 80 metros de altura diseñado por Enrique de Teresa. O el interior del puente habitado inventado por Zaha Hadid para Zaragoza, que ya prepara el estreno, el próximo 16 de junio, de la exposición del 75 aniversario de la Agencia Efe con la que se mantendrá abierto al público durante todo el verano.

Eso es todo lo que se vislumbra para el futuro de estos dos iconos de la Expo del 2008, al margen de ser escenario de eventos o rodajes publicitarios por los que sacar dinero. Pero al menos algo sobrevuela sobre su futuro. En el pabellón de Aragón o de España las únicas noticias –con o sin dotación presupuestaria– son que no hay noticia.

Así, el Pabellón Puente tiene aparcado el proyecto del museo que Ibercaja se comprometió a abrir allá por el 2011. Ahora «no es factible», aseguran, y su futuro tendrá que ir «adaptado a los tiempos» que corren. Ahora está negociando con Expo Zaragoza Empresarial para firmar un convenio a tres bandas, con la DGA y el ayuntamiento. Pero no con un subarriendo como se hizo el año pasado para organizar el Congreso Iberoamericano de la Cultura y una exposición fotográfica sobre la Expo. Esta vez será con un convenio de colaboración en el que todas las partes se impliquen en dinamizar el puente, organicen y financien.

Mientras, para la Torre del Agua se está pensando en organizar visitas guiadas y no se descarta que entrar en ella sea de pago. Ahora bien, quien las gestionará es una incógnita y otras posibilidades de negocio, también. Lo oficial, como decía su responsable en Zaragoza Empresarial, Teresa Alós, es «un proyecto de puesta en valor de la torre» y que se hará «poco a poco».

Fuente: El Periodico