El "Otro" Legado en el Ebro

Zaragoza, 03 de Marzo de 2015

Hace ahora un año, desde esta web y desde esta asociación ya hablabamos de ese «Otro Legado» que dejo la Expo en el Ebro y que no se retiró.

Reproducimos literalmente el mismo articulo ya publicado, ya que consideramos que sigue de plena vigencia en estos dias.

Los vecinos del Arrabal y Vadorrey piden incluir varios tramos del Ebro a su paso por la ciudad de Zaragoza en el proyecto que está elaborando la Confederación Hidrográfica para localizar sumideros y actuar sobre ellos. Este Plan, que terminará de definirse a lo largo del 2014, pretende señalar los puntos del tramo medio del río donde sea necesario intervenir para retirar sedimentos de forma continuada por la tendencia natural de la zona a su acumulación.

La CHE colgó en su página web un primer borrador del Proyecto en el que se detectan sumideros en el tramo medio del río. A los vecinos de Zaragoza les ha «sorprendido» que en estos primeros mapas no aparezca señalado ningún punto en el tramo urbano la ciudad excepto los de La Almozara y la desembocadura del río Gállego.

Por eso, esta semana las asociaciones de vecinos del Arrabal y Vadorrey, junto con la asociación cultural Iberflumen, presentaron a la Confederación un documento en el que piden la inclusión en el Proyecto de cinco puntos que ellos consideran sumideros: la zona de las plazas temáticas de la Expo, la zona de San Pablo-Helios, El Pilar-Macanaz, el Arzobispado-Barrio Jesús y la zona baja de la represa Manuel Lorenzo Pardo. Este informe se entregó acompañado de múltiples fotografías que muestran el cambio experimentado por la cuenca del Ebro en cada tramo y que ellos consideran «un peligro».

Elevación del cauce

Pablo Polo Sicilia, presidente de Iberflumen, explica que los vecinos de la ribera están «preocupados» por la constatada elevación del cauce y las consecuencias que puede tener ante futuras inundaciones. Por eso, ven «imprescindible» intervenir en los puntos de acumulación de sedimentos del tramo urbano del río: «Tenemos el río taponado por restos naturales que se superponen a los metidos artificialmente para distintas construcciones y sería una negligencia muy grave no restituir el cauce«, denuncia el también secretario de la asociación de vecinos de Vadorrey.

«No entendemos por qué la CHE, que es quien plantea la necesidad de intervenir en el cauce, no se atreve a enfrentarse a los movimientos ecologistas incluyendo el tramo urbano en el Proyecto, que es evidentemente el que afecta a más personas» añade Pablo Polo.

Este ‘experto en ríos’, como él mismo se define, alerta de que si el cauce es cada vez menos profundo y a la vez más estrecho, «el agua tendrá que pasar por donde pueda y los daños serán peores».

Solo un borrador

Desde la Confederación, por su parte, tranquilizan a los vecinos señalando que el documento que aparece en su página web es tan solo «un primer esbozo». Se constató que se ha elevado el cauce en el tramo medio y que eso puede provocar que las avenidas ordinarias afecten a más zonas. Por eso, a lo largo de este año se va a intentar detectar las zonas donde se están acumulando sedimentos, se definirá qué son sumideros y qué no, y se determinará dónde hay que actuar. Y después, el proyecto tendrá que cumplir con su tramitación medioambiental, tal y como exponen desde la CHE.

Puntos marcados por los vecinos

Los vecinos de Vadorrey y el Arrabal piden que se considere como ‘sumidero a retirar’ los materiales acumulados en el tramo del río que pasa junto a las plazas temáticas de la Expo. «Una de la zonas más afectadas en cuanto a crecimiento y estrangulación del cauce», reza el informe presentado ante la CHE. Según exponen, las tierras introducidas para el Iceberg se desplazaron aguas abajo y hoy provocan un notable estrechamiento del cauce.

Frente a Helios también consideran precisa una intervención, ya que exponen que el embarcadero móvil se queda hoy en día a 25 metros de la lámina de agua.

En Macanaz, señalan que el espacio comprendido entre los puentes de Santiago y de Piedra se encuentra en un tercio de su anchura y con una «pronunciada» pérdida de profundidad ocasionada por la acumulación de materiales en esa zona. «La elevación del fondo del río en ese tramo presenta una acentuada amenaza para los vecinos inmediatos del Arrabal».

Al paso del Ebro junto al barrio Jesús, el documento señala otro sumidero al detectar «toda una barrera vegetal que continúa reteniendo materiales e impidiendo fluir el agua amenazando la integridad de los ciudadanos ribereños».

Por último, el informe vecinal marca la acumulación de materiales en la zona baja de la represa Manuel Lorenzo Pardo. «Las primeras islas se formaron en el 2009 y en la actualidad se están consolidando dificultando cada día más la navegación, incluso de los servicios de salvamento».

Fuente: Heraldo

Mas info: http://iberflumenblog.blogspot.com.es/2014/02/alegaciones-al-plan-de-sumideros-y.html